Nace sin piernas y mira lo que hacen sus padres !!

Jennifer Bricker quería ser una gimnasta. Sus sueños siempre fueron muy claros y ella estaba segura de que podría cumplirlos pero solo tenía un problema frente a ella: La chica nació sin piernas. 

Jennifer nació en un pequeño pueblo del país europeo Rumania. Sus padres, unas personas jóvenes y con bajos escrúpulos se dieron cuenta al momento del nacimiento que la niña que habían engendrado no tenía piernas, por lo que la abandonaron ese mismo día a las afueras de la ciudad y dieron la espalda a su hija. Por suerte la pequeña fue encontrada no mucho después por una familia temporal que luego la dio en adopción a una familia estadounidense muy generosa que solo veían en la pequeña la hija que siempre habían soñado. 

Gerald y Sharon Bricker criaron a Jennifer en una pequeña ciudad del estado de Illinois en los Estados Unidos en un ambiente lleno de amor, cordialidad y lo más importante de todo, respeto y mucha valentía para que la pequeña creciera tan fuerte como cualquier otro niño de su edad sin prestar atención a su discapacidad.

A pesar de que Jennifer tuvo muchos altibajos y muchos desafíos durante su crecimiento pues vivir en un mundo donde son pocas las personas con discapacidades no es una tarea sencilla, sus padres la acostumbraron a nunca decir “no puedo” y a nunca pensar que no sería capaz de lograr lo que se propusiera. Los Brickers decidieron críar a su hija tal y como habían hecho con sus otros 3 hijos que no sufrían de ninguna discapacidad pues no consideraban que hubiera diferencias entre ninguno de ellos: Todos tenían un valor insuperable y una inteligencia digna de admiración que los llevaría al éxito seguramente.

LEER  Al ver estos nino parecen felices !!! Haz zoom "Acercamiento" A la foto ... Te brotaran lagrimas uff...

Fue gracias a su aceptación y a su amor que Jennifer nunca vio su discapacidad como una limitación. En vez de sufrir por su falta de piernas la chica dedicó toda su adolescencia al volleyball, el softball e incluso el basketball deportes que practicaba a diario junto a sus amigos del colegio quienes no dudaban en incluir a la mejor jugadora del liceo en sus partidos. Siempre la halagaban recordándole lo excelente que era a pesar de su discapacidad, a lo que ella respondía “no tengo ninguna discapacidad, solo uso mi silla de ruedas para no ensuciarme”.

Pero los sueños de Jennifer siempre fueron muy claros: Su corazón tenía como blanco principal la gimnasia, un deporte que requiere mucha disciplina, fuerza y estilismo y que la enamoraba en todas las condiciones. ¿Lo logrará? No te pierdas su historia completa en el siguiente video. 

Loading...

¿Que Piensas?