Un médico le ofrece a esta mujer una cirugía gratis. Pero cuando estaba en la mesa de operaciones, le tuvo que hacer algo escalofriante

 

 

Advertencia: este artículo contiene imágenes que podrían perturbar a algunos lectores.

Nancy y su esposo estaban felizmente casados. Lo único que empañaba su relación era un problema de salud: el marido de Nancy padecía de obesidad patológica y no solo quería, sino que necesitaba perder peso de manera urgente. 

Después de investigar sobre el tema, decidió hacerse una cirugía de balón gástrico, en la cual los médicos reducen el tamaño del estómago del paciente. Estaba ansioso por someterse al procedimiento, ya que estaba seguro de que esto lo ayudaría a llevar un estilo de vida más saludable y a mejorar radicalmente su vida.

Pero las cosas no salieron como esperaba.

Durante la operación, los cirujanos hallaron un coágulo de sangre que podría provocarle una embolia pulmonar. Desafortunadamente, este es uno de los riesgos de la operación. La situación se complicó aún más y terminó siendo víctima de un choque séptico. Nancy permaneció a su lado, pero después de una semana sus peores miedos se hicieron realidad: su marido murió. 

Todo cambió en muy poco tiempo y ella no estaba lista para enfrentarlo. 

Sin su marido, Nancy sentía que su vida no estaba completa. Al igual que mucha gente, empezó a comer para llenar el vacío de su corazón. En pocos meses ganó 31 kilos. Pero al mismo tiempo, pensaba en el último deseo de su marido: perder peso y tener una vida mucho más saludable. Le rompía el corazón verse así. 

Esa reflexión motivó a Nancy a tener más control sobre su dieta. Debido a que su manera de comer estaba asociada a sentimientos muy profundos, le esperaba un camino largo y duro. Pero ella se mantuvo fiel a su objetivo y se las arregló para perder casi todo el peso que había ganado desde la muerte de su marido.  

Ahora, sin embargo, tenía un nuevo problema que suele aparecer después de perder mucho peso. El exceso de piel dificultaba terriblemente todos sus movimientos, e incluso tenía problemas para vestirse. Entonces tomó la decisión de hacerse una cirugía para remover los restos de piel, por lo que empezó a buscar al médico adecuado. 

Cuando por fin dio con el Dr. Anthony Youn, resultó que tenía varias infecciones entre los “rollos” de grasa.

Sabía que la operación conllevaba algunos de los riesgos como los que su marido tuvo que enfrentar, pero se armó de valor para hacerlo. No quería dar un paso atrás. Debido a la gran cantidad de peso que perdió, le tuvieron que quitar muchísima piel: 10 veces más de lo normal en este tipo de cirugías.

LEER  Por la forma en que esta bebe nacio !!! Los medicos dicen que este es uno de los pocos milagros que existen !!!

El Dr. Youn no estaba muy seguro, pero al final aceptó realizar la operación.

Pusieron un fecha. Nancy se preparó para la cirugía. Su amado marido se habría negado a empezar de nuevo, pero ella también lo hizo por él. Cuando llegó el día, el Dr. Youn pasó horas realizando la agotadora operación y, al final, extrajo 18 kilos de piel. Así como lo oyen. 

De hecho, puedes ver la cirugía en este vídeo: 

Cuando Nancy despertó de la anestesia y tuvo la oportunidad de ver los resultados, rompió en llanto. ¡Por fin había recuperado su cuerpo! El final de la historia le parecía simplemente increíble. A pesar de su terrible pérdida, Nancy podía empezar una nueva vida. 

¡Felicidades, Nancy! Mereces toda la salud y la felicidad que seguramente van a ser parte de tu nueva vida.

Fuente: nolocreo.com

 

Loading...

¿Que Piensas?